4. Otra cara del prisma, la interpretación de la obra Mural: sensibilizar al que observa, dotarlo de herramientas perceptivas, críticas e interpretativas.

El abordaje interpretativo de estas obras murales es uno de los aspectos en los que quiero hacer un enfasis, las vias para ello son tres áreas que vinculadas una a una nos darán un acercamiento más directo y profundo con este tema. El cuerpo, como vehículo de sensaciones, emociones, procesos cognitivos que nos vinculan con el mundo que nos rodea y nos ayudan a interpretarlo. El cuerpo y la memoria, como asociación de hechos y heridas vividas que se pueden vincular con aquellos elementos simbólicos representados en los murales, más en el momento de su creación en donde la memoria corporal estaba a flor de piel, “que había que suturar simbólica, individual o colectivamente”[1].

 

Así, el artista misionero y aquellos más institucionales, se expresaron corporalmente, interpretando una idea a partir de su sensibilidad creativa y emociones, a travez de diversos materiales, encontraron campo propicio para su creación en esos  lienzos amplios y rígidos, todo un campo de posibilidades creativas que se proyecta en los muros, como ya digimos, partiendo de una ideología muy preestablecida de independencia, libertad, autonomía, identidad, exaltación del pasado, etcétera y que estaba cargada de emociones y sensaciones personales por ser reflejo de un momento histórico tan potente y tan cercano.

 

Los murales hinundaron el espacio, el cotidiano, el común, compartido, el arte transformado en personas, lugares, momentos históricos, enseñanza, como expresión de ideales políticos, pintadas, grafitis y esténciles en paredes. “el lugar adquiere una mayor fuerza asociativa que el tiempo, porque el lugar tiene carácter sensible”[2] Espacios que viajan en la mente de esas personas como elemento simbólico de la memoria individual y colectiva que podía estar en concordancia con la realidad de a pie o ser imágenes ajenas a estos hombres y mujeres posrevolucionarios; otras son las construcciones que esa memoria resignificada y construida fue teniendo a lo largo ya de cien años, la interpretación que podemos dar los hombres, mujeres, niños del siglo XXI, desde el cuerpo, el espacio y el tiempo.

Sin embargo, actualmente es necesario contrar con herramientas de interpretación, mediación y otros mecanismos semióticos, que nos ayuden a establecer contacto con estas representaciones (signos) ya que muchos de ellos no estan en nuestra memoria corporal directa, por lo que necesitamos establecer esos puntos de significado. Entonces la referencia que vamos a establecer con la obra mural, es a partir de la interpretación del observador (cuerpo), su bagaje cultural, experiencial, ideológico, cognitivo, emocional y sensorial que es quien le dará sentido, más allá de la del momento de su creación, de la carga del espacio y la de la memoria que que cobra a la luz del tiempo, reconociendo las propias sensaciones, las relaciones que establece con quien observa y aquello que representa. “La experiencia es signo y  no solo histórica”.

 

Si imaginamos que nos encontramos frente a alguna de estas obras murales, la intencion es poder reconocer las cualidades del signo (Mural) en cuanto a las sensaciones que nos provoca como observadores, reconocer la composición formal y el nombre con el que se le conoce, el estilo o corriente al que pertenece nos permitirá dialogar con la obra mural (el objeto) contactando con su ámbito de realidad y vincularlo con nosotros a partir de la estética, la historia, la filosofía, etc.“En algunos casos estas imágenes han sido realizadas con propósitos prácticos de comunicación, como ocurre con las pinturas rupestres, o con objetivos propagandísticos como los frescos de la Capilla Sixtina, las obras del muralismo mexicano o el Guernica de Pablo Picasso, casos en los cuales su condición sígnica es evidente”[3].

 

 

Como ya se mencionó anteriormente, el Muralismo surgió como una pintura con funciones narrativas, alfabetizadoras que  a través de las imágenes quería establecer uana  comunicación visual con las personas que tendrían oportunidad de apreciarlas en toda la Republica Mexicana. Los temas  historicos y los mitos representados a través de las escenas, se transmitieron por vía oral y visual, los estereotipos que hablaban de identidad nacional, libertad, pasado, cultura, patria o nación, mexicanidad, eran signos convencionales que se difundieron y que establecieron una red compleja de elementos a los que intentaré acercarme desde la perpectiva semiótica de Peirce.

 

Una primera aproximación a cualquier obra mural, la podemos hacer, desde un acercamiento Semiotico  que nos permita establecer vinculos diferentes a los que normalmente hcemos desde un contacto mas tradicional, en torno a ésto el Mtro. John Deely nos dice: “Un método después de todo implementa un aspecto o aspectos de un punto de vista; por cierto, la implementación sistemática de algo sugerida por un punto de vista es prácticamente en lo que consiste un método. Pero un punto de vista que puede ser completamente implementado por un único método sería, con todo, un punto de vista muy estrecho”[4].

 

Visto el Mural desde el campo de la semiótica, nos plantea una forma que puede incluir diferentes posturas, campos de conocimiento y aproximaciones, lo que Edgar Morin llama, Pensamiento Complejo, indagar sobre todo un campo de posibilidades que permita a quien está frente a una obra mural, establecer una exploración más inclusiva, múltiple, que puede abocarse desde tres aproximaciones semióticas basadas en la representación plástica que incluye la semiótica teorica, descriptiva y la aplicada. Para la semiótica…los murales envían mensajes expresivos dirigidos a los sentidos, obra polisemica con múltiples significados, que se pueden abordar desde:

  1. Representamen, sobre una obra mural, consideraría las sensaciones que nos produce la obra al verla, reconociendo esa experiencia sensible que no viene del intelecto, por ejemplo, los colores, las formas, los personajes y la escena en su conjunto, nos plantean escenarios muy particulares con los que nos podemos sentir identificados,
  2. Objeto (Relación con objeto), implica que posteriormente podemos entrar a los aspectos más formales en cuanto a la composición de la obra, paleta de color, perspectiva, escena central
  3. Interpretante, que “toma el ámbito interpretativo argumental, justificando las teorías del conocimiento: estética, historia, filosofía, sociología, psicología, etc”[5]. vinculado con los códigos establecidos en cuanto a la corriente a la que pertenece la obra,
por ejemplo,

 

La segunda opción para acercarse e iniciar un proceso de interpretación de la obra mural, implicaría ver a este objeto artistico a partir del Método de Acercamiento Crítico, surgido en los años 80 del siglo XX.  Que nos permite acercarnos a una experiencia multiple, creitica y activa, en donde el objeto (la obra mural) es considerada un “Objeto Prisma”, porque esta cargado de multiples significados, al que se puede acceder a partir de detonar procesos que llevan a la recuperación de la creatividad, la sensibilidad, el sentido estético y la subjetividad durante un proceso en tres tiempos en los que las múltiples perspectivas propiciarán un desequilibrio cognitivo necesario para el participante en la experiencia frente al objeto prisma.

El primero es la identificación Emotiva, en dónde nos relacionaremos con el objeto desde lo emocional, el interés, el recuerdo y aa partir del reconocimiento o a la necesidad que provoca en quien lo observa y lo comparte con otros, surgen preguntas como: ¿Te gusta o no esta obra? ¿Por qué? ¿Hay algo que te recuerde algún acontecimiento de tu vida o de otra historia que conozcas? ¿Has visto algo parecido? ¿Qué te hace sentir? ¿Cuál es el color que más ves en esta obra? ¿Por qué crees que usaron estos colores? ¿Qué elemento captó tu mirada? ¿Crees que todos ven lo mismo que tú?

La Indagación Intelectual, en donde se generan preguntas más de investigación formal: física, histórica, contextual, en donde la reflexión, el diálogo y los puntos de vista compartidos completan la experiencia, por ejemplo: ¿Qué genero pictórico representa éste mural? ¿Cómo piensas que hicieron este mural? Si quisieras saber cómo lo hicieron, ¿qué preguntas le harías a su autor? ¿Cómo es el lugar que representa? ¿Cuál es el elemento principal del mural? ¿Qué texturas tienen los objetos representados? En este Mural ¿existe alguna forma o diseño que sea muy llamativo? Y otras como: ¿Qué piensas que ocurrirá después en la escena? ¿Qué te dice este mural con las imágenes que no puede decirse con palabras? ¿Por qué crees que el autor hizo este mural? ¿Tú qué piensas? ¿Qué materiales y herramientas crees que utilizó para realizarla? ¿Qué problemas crees que enfrentó el artista para realizarla? ¿Qué elementos de su entorno crees que lo inspiraron para hacerla?

La Devolución Creativa, propicia una reinterpretación del objeto de conocimiento en forma creativa, ya sea individualmente o en equipos. Aquí habría que preguntarse ¿Esta obra tiene algún significado para ti? ¿Qué te dice y qué no te dice este mural? ¿Qué relación tiene con el presente? ¿Qué cambiarias en esta obra? Si tuvieras que hacerlo ¿Cómo la harías? ¿Qué título le pondrías? ¿Si este mural fuera un platillo, que ingredientes tendría? ¿Y si fuera una canción como sonaría? ¿Si fuera una obra de arte qué diálogos tendría? ¿Y si fuera un libro que historias contaría?

Este es un proceso en construcción grupal e individual. en donde las formas tradicionales de acercarse al patrimonio cambian, ya que el Mac no pondera la descripción de los hechos y la información, hace un énfasis con respecto a lo que las personas pueden comprender de ese objeto de conocimiento, aquí Arturo Matute, cita a Manfred Max Neef que dice: “Describir y explicar tienen que ver con el conocimiento, que es la sustancia de la ciencia. El comprender tiene que ver con el sentido, el cual es la sustancia de la iluminación” […] “hay que rescatar lo sensorial, lo creativo y el gozo como elementos de la actividad educativa. Hay que revalorizar la intuición como complemento irrenunciable al conocimiento lógico”[6]

La experiencia con el arte tiene diferentes dimensiones, una tercera, puede considerarse más ligada a la experiencia Estética, en donde el mural nos atrapa, todos los sentidos están centrados en ñel, vemos sus formas, colores, texturas, percibimos sonidos, imaginamos al autor creando esa obra u objeto o nos preguntamos cómo se hizo y cuanto tardó; podemos preguntarnos ¿Que hace identificarnos con determinada obra artistica?, la experiencia estética despierta nuestra sensibilidad, empatía y las emociones entran en juego, toca fibras en nuestro interior y somos capaces de emocionarnos, ilusionarnos, e incluso guardar esa experiencia por mucho tiempo; darnos un tiempo para apreciar desde esta dimensión el arte y el patrimonio, permite a la persona contactar con fibras intimas muy sensibles que hacen que la experiencia y los aprendizajes sean realmente significativos.

La experiencia Intelectual, que se centra principalmente en lo que se ha dicho sobre el tema, a partir de las investigaciones hechas por especialistas, curadores o historiadores del arte, los conocimientos previos de las personas.

Otra es más Lúdica, centrada en las actividades que se pueden hacer frente a la obra, como dramatizaciones, hacer un reportaje, una entrevista al artista, un menú de una obra, entre otras y que brinda un abanico amplio de posibilidades creativas en donde las personas generan propuestas que son el resultado de procesos críticos, reflexivos, análiticos, creativos y de transferencia.

La cuarta propuesta surgió en 1957, cuando Freeman Tilden planteo el termino Interpretación del Patrimonio como una filosofía, que aún hoy, sigue siendo vigente y que tiene varios principios que son necesarios tomar en cuenta por quienes se dedican a la interpretación y en este caso puede ayudarnos a acercarnos al patrimonio mural.

Para poder interpretar, en este caso una obra de arte mural, es importante relacionarla con la experiencia y la personalidad de quienes que están frente a él (niños, jóvenes, adultos, personas con capacidades diferentes, etc), dirigirla a ese público particular para crear un lazo, por ello, es fundamental considerar que la información sobre la obra: el autor o el contexto, como tal, no es interpretación; ésta se da cuando se establecen lazos de significado, interrelaciones, implicaciones e interrogantes sobre ella.

Un ingrediente fundamental para generar el proceso de interpretación del patrimonio, como lo planteó Tilden,  tiene que ver con motivar a las personas a hacer uso de todos los sentidos para construir conceptos a partir de conseguir reacciones en su interior (ver, oír, oler, tocar, degustar, percibir); a partir de ello se genera un proceso en donde la obra mural nos provoca, despierta la curiosidad, resaltando los detalles y el descubrimiento de lo que a primera vista puede parecer insignificante.

La experiencia de interpretación del patrimonio artístico, tiene que ser total, no fragmentados o en partes aisladas; necesitamos comprender el todo de ese objeto de conocimiento y establecer las interrelaciones entre sus elementos y los temas implicados: arte, historia, ciencia, etcétera para generar esas interpretaciones diversas que crean un mapa de ruta que nos lleva a un proceso activo de la construcción del conocimiento. Necesitamos perspectiva frente a la obra, si no es como si estuviéramos frente a el a escasos centímetros, solo vemos una mínima parte de el y con ello no logramos una gran experiencia.

“John Veverka en 1994 planteó sobre este tema algunosobjetivos específicos que consideró que cualquier programa interpretativo necesitaría integrar:

  • Objetivos de Conocimiento. Es importante dar a las personas la información o los elementos de juicio. “Lo qué queremos que la gente sepa”.
  • Objetivos Emocionales. Que la información entregada al público le provoque ciertas sensaciones y estados de ánimo. “Lo qué queremos que la gente sienta”.
  • Objetivos de Comportamiento y/o Actitudes. Si la gente ha entendido el mensaje y ha sentido algo por él, ahora se espera que actúe de una cierta forma. “Qué queremos que la gente haga”[7].

Estos objetivos nos plantean una serie de movimientos personales en diferentes niveles a los que normalmente no estamos acostumbrados, generalmente cuando nos encontramos frente a alguna obra artistica queremos cubrir solamente el primer objetivo, el conocimiento, ahora se ha demostrado que si sumamos emociones y actitudes a la experiencia frente al patrimonio , está cobra un carácter permanente en las personas.

Para el año 1998, Larry Beck y Ted Cable, complementan y actualizan los principios de Tilden y destacan que: Los intérpretes pueden ayudar a las personas revivir el pasado a a partir de habilidades de pensamiento como la imaginacion y les permiten ubicarse en ese continuo de imágenes, hechos, historias para interpretarlas; en estos tiempos también es importante para interpretar una obra, hacer uso de las altas tecnologías que brindan información, detalles del artista, sacar una foto de un detalle de la obra, reseñar la interpretación que hacemos, despierta la capacidad  para interpretar el mundo de otras formas que pueden ayudar a acercarse al patrimonio, solo hay que hacerlo de una forma muy clara y puntual para que sea efectiva.. También consideran importante cuidar la cantidad y calidad de la información que se da sobre la obra que sea puntual y directa, aquí aplica la frase “menos es más”, principalmente cuando sus experiencias frente al patrimonio son escasas, no querríamos saturarlos o hacerlos sentir mal con respecto a todo lo que “ no saben” y no tienen por qué saber necesariamente.

Es fundamental antes de iniciar con otras personas estas experiencias de interpretación, empezar el proceso personalmente, además de conocer las técnicas básicas de comunicación como la impostación de la voz, dicción, modulación, generación de preguntas, propiciar el diálogo, escuchar al otro. Para poder realizar Una interpretación de calidad, es fundamental potencias estas habilidades en quien coordina la experiencia, que junto con sus conocimientos sobre el tema, permitirán experiencias significativas qué hay que desarrollar de forma continua.

Las posibilidades que brinda la interpretación del patrimonio implican el estimular las capacidades de la gente como ya digamos, no sólo intelectuales, también emocionales, experienciales, actitudinales, perceptivas, estéticas, su sensibilidad ante el arte y su expresión en todas las formas, como una capacidad de comunicación que podemos establecer con el artista y juntos lograr una experiencia  para elevar el espíritu y propiciar la conservación real y continua que puede proyectarse a otros ámbitos,

Estas experiencias interpretativas deben pernear más espacios, no solo los museo o centros de arte o galerías, la obra mural siempre fue pública, en contacto con la sociedad, aquella que los ve en el interior de un edificio público, en el patio de una escuela o en un mercado o en un muro en una calle cualquiera, todos y cada uno merecen atención, y son los intérpretes quienes detonan todos estos procesos de los que ya hemos hablado y son quienes pueden, igual como lo hicieron aquellos artistas de las Misiones Culturales de promover actividades interpretativas óptimas, a través de programas en todos los ámbitos educativos y culturales, con infraestructuras bien definidas y diseñadas de forma intencionada, para que el arte mural y su interpretación este vivo, activo y en una interpretación constante.

Mtra. Patricia Torres Aguilar Ugarte

Referencias

 

  • AIP, Recomendaciones para las buenas prácticas en interpretación del Patrimonio natural y cultural. Comisión de Calidad y Buenas Prácticas en la Interpretación. Asociación para la Interpretación del Patrimonio (AIP) 2006.
  • Aguiluz Ibargüen Maya. Memoria, lugares y cuerpos. Athenea Digital – num. 6 otoño 2004.
  • Asociación para la Interpretación del Patrimonio (AIP), Recomendaciones para las buenas prácticas en interpretación del Patrimonio natural y cultural. Comisión de Calidad y Buenas Prácticas en la Interpretación. 2006. PDF.
  • Condes Infante, Francisco. Propuesta Metodológica de Acercamiento Crítico al Museo. Centro de Estudios Educativos A.C. material mimeografiado.
  • Chávez Mayol, Humberto. Introducción al campo semiótico. Seminario Educación, Arte y Signo, CENIDIAP 20017.
  • Goldman, Shifra M. Siqueiros y tres de sus primeros Murales en los Ángeles, revistas, UNAM, http://revistas.unam.mx/index.php/cronicas/article/viewFile/17247/16425, PDF.
  • Hofmann Delef, La concepción totalizadora, Museos Comunicación y Educación. Serie investigación y documentación de las Artes. INBA-SEP.
  • López Orozco Leticia y Mauricio César RAMÍREZ Sánchez. Problemática de la catalogación del muralismo mexicano. Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM y Facultad de  Filosofía Y Letras-SIMMA, IIE, UNAM.
  • Matute, Arturo, El Método de Acercamiento Crítico. Otro punto de vista sobre calidadde la educación. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (México), Vol. XXI, No. 2.
  • Tilden, Freeman (2006): “La interpretación de nuestro patrimonio”. Primera edición en español, Asociación para la Interpretación del Patrimonio, España.
  • Torres AU, Patricia, Museos y Paisajes Culturales. Confluencia, interpretación y participación en el espacio público. NodoCultura. http://nodocultura.com/2016/05/paisajes-culturales-confluencia-interpretacion-y-participacion/
  • Valdés de León, Gustavo A. De la “Alfabetidad Visual” a la Semiótica. Otra aproximación al “Lenguaje” Visual. Cuaderno 39 | Centro de Estudios en Diseño y Comunicación (2012). pp 57-69 ISSN 1668-5229, PDF.

 

[1] Aguiluz Ibargüen Maya, Memoria, lugares y cuerpos, Athenea Digital – num. 6 otoño 2004-  [Consultado 14 de abril de 2017].

[2] Aguiluz. M. Memoria lugares y cuerpos. Athenea Digital, num. 6 otoño 2004. [Consultado 14 de abril de 2017].

[3] Idem

[4] Chávez Mayol, Humberto, Introducción al campo semiótico, Seminario Educación, Arte y Signo, CENIDIAP 20017, PDF.

[5] Aguiluz Ibargüen Maya. Memoria, lugares y cuerpos. Athenea Digital, num. 6 otoño 2004. [Consultado 14 de abril de 2017].

[6] Matute, Arturo, El Método de Acercamiento Crítico. Otro punto de vista sobre calidadde la educación. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (México), Vol. XXI, No. 2, pp.95.

 

[7] AIP, Recomendaciones para las buenas prácticas en interpretación del Patrimonio natural y cultural. Comisión de Calidad y Buenas Prácticas en la Interpretación. Asociación para la Interpretación del Patrimonio (AIP) 2006. Pág. 3

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s