Hagamos una exposición en familia. Juego de rol para niños y no tan niños. Parte 1

El museo tras bambalinas, un juego de rol. Los Fundamentos

Normalmente al visitar un museo observamos las  obras u objetos de una colección presentadas en vitrinas, mamparas o en ambientaciones, acompañadas de cédulas explicativas y aparentemente en un entorno pasivo del que no siempre entendemos la razón.

En busca de nuevas alternativas que posibiliten en los  públicos experiencias diferentes en el museo y detonen  preguntas que los lleven a investigar y descubrir los múltiples mensajes y significados que el museo comunica a través de lo  que  exhibe, es que se plantea un Juego de Rol llamado

El museo tras bambalinas es un taller cuyo propósito es generar procesos de comunicación entre los visitantes de museos, niños, jóvenes, adultos y los objetos patrimoniales que resguardan los museos, sean de arte, historia, ciencia o arqueológicos, para que los visitantes logren experiencias significativas en los espacios museales.

Así, por medio de una estrategia de juego de rol, los participantes dejarán de ser espectadores pasivos en las salas del museo, para convertirse en protagonistas del proceso de trabajo que existe detrás  de una exhibición.

 Algo importante…

  • La comunicación que establece el museo con los visitantes a través de las colecciones que exhibe, es uno de los agentes determinantes en el logro de experiencias significativas durante la visita al museo.
  • “Los objetos concebidos como formas materiales con significados conceptuales, constituyen un sistema de comunicación no verbal al que se denomina lenguaje de los objetos”
  •  La exposición se considera un medio de difusión que utiliza el museo, que por medio del discurso científico, da sentido a los objetos expuestos.
  • A través de las piezas se desarrollan los contenidos que nos plantean conceptos particulares sobre una cultura región o grupo”.
  • El modelo idóneo, debería contemplar estrategias y productos de comunicación fundamentados en los intereses y necesidades del público visitante” .
  • Por tanto, es necesario brindar a los visitantes los medios necesarios para incitar, provocar o estimular en ellos el descubrimiento y la participación en la elaboración de sus saberes a través de la codificación de los significados que el museo le proporciona por medio de sus colecciones y contenidos temáticos.
  • La reflexión, el diálogo y la discusión que realice el público le permiten mejorar sus posibilidades expresivas y estructurar mejor sus pensamientos, para que ofrezcan mejores razones y argumentos a sus ideas con respecto al acervo que presenta el museo en sus espacios museográficos.
  • A partir de ello, la comunicación y la educación reorientan sus acciones para propiciar que el público que acude a sus espacios ponga en marcha sus habilidades: observación, análisis, interpretación y reflexión sobre el patrimonio cultural, los contenidos expuestos en las salas de exhibición, que redundará en una experiencia significativa en el ámbito del museo.
  • En la medida que estas experiencias se repitan, el visitante será capaz de enfrentarse al museo de una manera distinta para investigar y descubrir la historia, arqueología o el arte a través de los objetos.
  • Reconocer que con las exposiciones se integran diferentes mensajes: el del objeto, el guión museológico, la propuesta educativa, el diseño museográfico y por su puesto el punto de vista del visitante que incluye sus experiencias previas, estado de ánimo y conocimientos.
  • Es necesario considerar que en la exposición, la comunicación es fundamental y en el proceso, los visitantes tienen un papel fundamental al igual que los objetos y lo que de ellos dice el museo.

El juego como estrategia didáctica

El juego es una actividad que todos los seres humanos compartimos y a través de él tenemos la posibilidad de interactuar con el mundo y con lo que en él se encuentra. Nos da la posibilidad de comunicar ideas y sentimientos, logrando una interacción cognitiva al manipular y utilizar objetos y todo aquello que se encuentra en el entorno. Jugar nos permite penetrar la realidad, pero al mismo tiempo podemos alejarnos de ella y transformarla, comprenderla y enriquecerla con nuevos significados.

Por ello, es necesario estimular deliberadamente esta posibilidad de interacción lúdica en los niños y no tan niños, sin embargo, en jóvenes y adultos es fundamental recobrar esta manera de relación con el entorno, ya que conforme avanzamos en la vida académica y personal es “mal visto” tener ese espíritu de juego, fundamental para apropiarse del entorno, conocerlo, modificarlo y construir nuevos aprendizajes o rutas de conocimiento.

El juego como estrategia didáctica es mediador de modos y significados de la realidad, permite el surgimiento de nuevas formas de acción recíproca que acercan al niño y al adulto o entre iguales. Mediante el juego, tanto en la vida diaria como en el contexto del museo, tenemos la posibilidad de aprender a discriminar, formular juicios, analizar, sintetizar y a resolver problemas; por lo que los datos concretos, los contenidos y conceptos de las colecciones se comprenden y se retienen mejor gracias al juego.

Si proporcionamos al visitante los elementos apropiados sobre los contenidos que salvaguardan los museos a través del juego como mediador, estamos promoviendo un espacio en el que se establece una relación educativa con respecto a la

dimensión lúdicra, y de elaboraciones simbólicas personales que tienen relación directa con la edad, capacidades individuales y fase de desarrollo.

Al utilizar el juego como una estrategia para el aprendizaje:

  •   Se considera al visitante del museo como agente activo que puede modificar sus estructuras de conocimiento y construir o reconstruir a partir de la interacción con el medio.
  •   Se valoran los conocimientos previos de las personas y el detonar procesos de investigación, análisis, síntesis y reflexión por medio de las estrategias educativas.

 

I. El juego comienza con…

  1. Hacer una “Lluvia de ideas” para conocer lo que sabemos sobre lo que que es un Museo y lo que se hace en ellos.
  2. Formar equipos de dos o tres integrantes: abuelos-nietos, padres-hijos, tíos-sobrinos  y cada uno nombrará un coordinador  que se encargará de organizar las actividades el trabajo.
  3. Leer la información de cada especialidad, la hoja de trabajo correspondiente y llenar los formatos para cada uno.
  4. Iniciar el trabajo en la secuencia sugerida.
  5. Consultar el glosario si hay dudas o buscar por internet información adicional.
  6. Registrar el proceso con fotos, videos y testimonios escritos.
  7. Presentar la exposición a otros parientes o amigos por internet.
  8. Evaluar su proceso y la experiencia.

II. El reto es…

Presentar una exposición, que represente tu patrimonio familiar en relación con diversos tipos: fotografías, videos, objetos personales (heredados, regalos, adquiridos), de trabajo (oficina, fabrica, etc), libros, música, etc.

  • Coleccionistas son los que eligen determinadas piezas para que formen parte de su colección, a partir del interés particular que tienen por determinado tema.
  • Restauradores y técnicos en inventario: reparan las piezas y las registran.
  • Investigadores: que son los expertos en el tema de la exposición.
  • Comunicadores y educadores: difunden la exposición y tienen contacto con el público.
  • Museógrafos: diseñan la exposición, el mobiliario, lo mandan a producir, y montan la exposición.

III. ¿Quiénes intervienen en una exposición?

En el desarrollo de una exposición requiere la participación de un grupo interdisciplinario de profesionales que intervienen desde el momento en que las colecciones llegan al museo, hasta su exhibición en la sala.

Primero lo primero… La Colección y los coleccionistas, un ejemplo:

Yo soy Bruno Newman, un Coleccionista que creó el Museo MoDo, desde muy joven he estado en contacto con objetos y los conservo, así forme mis primeras colecciones.

Desde hace más de 40 años, comence a reunir y a coleccionar una serie de objetos que me resultaron bellos unos, originales otros e interesantes todos. Artefactos singulares cuyo destino era ser perecederos como empaques, envases, exhibidores, anuncios, tapas y otras piezas relacionadas con las artes gráficas, hoy forman parte del acervo central del MODO

Déjenme platicarles que coleccionar es una acción que realiza una persona al adquirir determinados objetos a partir de un interés personal: deseo de posesión, de disfrute estético, prestigio o gusto intelectual.

A lo largo del tiempo muchos hombres han creado grandes colecciones, por

ejemplo Felipe II creo en el Escorial una colección de arte con obras de Tiziano, El Bosco, Rafael. Es Felipe IV quien acrecienta la colección real y añade 2.000 cuadros a los 1.000 de que constaba ya la colección. En México tenemos grandes colecciones que se formaron en lo que primero fue el Museo Nacional, fundado por Maximiliano

Las grandes colecciones que eran privadas, posteriormente crearon por ejemplo, museos como el Prado, Louvre o Hermitage que surgieron con una vocación pública (como todos los museos del mundo), lo que permitió al pueblo poder visitar estos espacios y admirar sus obras.

También existen colecciones de arqueología o historia en museos que son el resultado de la preservación de este patrimonio que conforma la identidad de un pueblo, región o una nación particular.

Una colección, por tanto, puede ir mucho más allá del disfrute estético de

su comprador o incluso del prestigio que tengan los objetos. Al hacerse públicas, las agrupaciones artísticas adquieren un nuevo rol, el de la difusión cultural, además de incidir, directa o indirectamente en el gusto inclusive a nivel internacional por piezas de determinados autores o épocas.

Actualmente algunas instituciones públicas y privadas, así como fundaciones, además de los coleccionistas privados adquieren y conforman colecciones nuevas que pueden ser vistas por todos en exposiciones temporales, en salas de exhibición en centros culturales o museos. Por ejemplo, la colección de la Telefónica, tiene un conjunto muy grande de obras de magnos artistas españoles de arte contemporáneo.

 

Así, yo fui conformando una colección de maquinaria vitivinícola, botellas , obras artísticas, jarras de vino, hasta una colección de tres mil sacacorchos, entre otros objetos.

 

Las colecciones que encontramos en los museos están formadas por objetos paleontológicos, históricos, arqueológicos, etnográficos o artísticos, primero con la finalidad de ser conservados y posteriormente exhibidos para que sus públicos los conozcan, disfruten y aprendan. Dichas piezas, integran el patrimonio cultural tanto de un lugar, región o país, así como de la humanidad y son significativos para una comunidad particular; nos dan testimonio de la cultura de diversos grupos humanos a lo largo del tiempo.

La misión del museo de difundir contribuir al fortalecimiento de la identidad cultural y de la memoria histórica de la sociedad, mediante la investigación, conservación, difusión y exhibición del patrimonio cultural. Las colecciones dotan a los objetos que la conforman de nuevos significados, con base en la investigación científica que se realiza y el carácter educativo que le confiere. Bajo este parámetro, se jerarquizan las colecciones para formar parte de la exposición permanente o bien ser trasladarlas a las bodegas para posteriormente conformar exposiciones temporales.

En México la conformación de colecciones que se exhiben en sus museos, tuvo un carácter particular.. En 1824, el presidente Guadalupe Victoria dispone la creación de un museo que reuniera una serie de objetos (antigüedades) que representen la historia y la cultura del país; A partir de ese momento, se reunieron grandes colecciones de piezas arqueológicas, históricas, etnográficas y de ciencias naturales que representaban aspectos culturales que conformaban la identidad de la joven nación recién formada; dichas piezas permanecieron por muchos años en la sede de la Universidad de México.

 

Esta amplia gama de objetos, se trasladaron a su nueva sede en la antigua Casa de moneda, en lo que por decreto de Maximiliano de Habsburgo desde 1865 sería el Museo Nacional, formando así, el primer museo público de historia natural, arqueología, historia y etnografía.

En 1910, las colecciones se separan, las de historia natural fueron llevadas al museo del mismo nombre, edificio que actualmente pertenece al Museo Universitario del Chopo. Para 1940, las colecciones de historia pasaron al Castillo de Chapultepec y formaron el Museo Nacional de Historia. En 1964, se creó un nuevo edificio que albergó la colección arqueológica y etnográfica en el nuevo Museo Nacional de Antropología.

En el caso de las colecciones de arte, se conformaron con el acervo proveniente de la Academia de San Carlos y están bajo resguardo del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Hoja de trabajo. Manos a la obra

 

  • Revisen el video BRUNO NEWMAN / COLECCIONISTAS y el  video   Grandes coleccionistas para acercarte un poco mas al tema.
  • Conversen sobre los videos. ¿Qué piensan de quien colecciona?
  • Comenten juntos sobre estas preguntas: ¿Tu coleccionas? ¿Si tuvieras que empezar a coleccionar, que objetos elegirías? ¿Hay alguna colección familiar de objetos?
  • Cada uno va a aportar 10 objetos que sean importantes para ustedes y que conformen su colección. para ello, primero piensen los aspectos en común que tienen esos objetos.
  • Pongan todos objetos en una mesa, para verlos claramente.
  • Entre todo el equipo definan las características de su colección a partir del temá que los une: de su forma, materiales, época, etc.
  • Hagan mapas mentales en papel Kraft o periodico para definir lo que tienen ene común. Pueden incluir algunas imágenes sobre los objetos (como un activador).
  • Interpreten los vínculos con palabras clave y distingan los posibles discursos entre ellos.
  • Saquen fotos, videos de cada uno y del conjunto.
  • Hagan negociaciones, consensos, debatan y lleguen a acuerdos.

 

Ya que la colección llega al museo, intervienen Los técnicos en inventario y los restauradores…

Los objetos que encontramos en las salas de los museos tienen una gran importancia, tanto para quienes trabajamos en ellos como para los visitantes, porque son testimonios materiales de otras culturas o grupos en diferentes momentos. Por eso es necesario conocer más sobre las personas que los tuvieron y sobre la vida en otras épocas.

Los objetos arqueológicos, históricos o artísticos son parte de nuestro PATRIMONIO CULTURAL y son los testigos del paso del tiempo; por eso en el museo es necesario contar con un registro o catálogo del patrimonio que está a su cargo; saber con certeza con cuántos objetos cuentan, cómo son y en dónde se encuent r a n exactamente, si es que han sido prestados a otros museos, así quien no los conozca pueda reconocerlos

con los datos de las FICHAS DE REGISTRO. Es importante saber si están expuestos en sala y cuáles en bodega o sí se encuentran en EXPOSICIONES ITINERANTES en otros museos.

 

Ellos realizan el registro o catálogo de la colección con la finalidad de saber con certeza con cuántos objetos cuenta el museo, cómo son y en dónde se encuentran exactamente. La ordenación, catalogación e inventario en el museo, es un procedimiento necesario a nivel interno para conocer el grado de conservación de las piezas.

 

Es necesario llevar un control preciso de los objetos, tanto por razones metodológicas como prácticas de manejo interno; de la misma manera es fundamental cuándo se prestan determinadas piezas para una exposición temporal en otro museo. La catalogación no sólo incluye la ordenación cronológica, además, considera aspectos contextuales de la obra, así como el espacio en el que se encuentran.

Para hacer el inventario necesitan una cámara o el móvil, una cinta de medir, un lápiz, una lupa y el formato de la Ficha de registro en papel y en electrónico.

Se lleva a cabo la catalogación a través de una Ficha de registro que incluye los aspectos generales del objeto: material, forma, color, diseño, medidas, lugar de procedencia, etc.

El catalogo debe considerar:

  1. Los antecedentes históricos del edificio en el que se encuentra el museo.
  2. La bibliografía de catalogaciones realizadas.
  3. La ordenación del catálogo en concordancia con la obra.
  4. La Historia clínica: estado de conservación, restauraciones realizadas, estado actual y observaciones.
  5. Los datos de la institución, seguro, medios para su transportación, etc.
  6. Las condiciones climáticas y técnicas, cambios de micro espacio y macro espacio, viajes que ha tenido a exposiciones nacionales e internacionales.

Como los objetos son fuente de información, es necesario reconstruir los elementos que lo integran. Cuando la pieza está dañada, con raspaduras, es necesario dejarla en los mejores condiciones, lo más cercano a su condición original.

Es muy importante que los objetos estén en buenas condiciones, por eso se proponen programas de CONSERVACIÓN para prevenir , controlar o impedir que elementos como la humedad, la temperatura, luz,contaminación o un mal manejo al transportarlos, los dañen.

Si la pieza está dañada, los restauradores utilizan diversas técnicas para restaurarla , usando computadoras, rayos laser y microscopios especializados. Hacen un DIAGNÓSTICO para poder limpiar y reparar los objetos de acuerdo a sus características y material.

La conservación de las piezas también es muy importante, por eso los conservadores propone una serie de normas para que el publico las tome en cuenta durante su visita:

 

1. No tocar los objetos expuestos en los Museos.

 2. No fumar dentro de las áreas de exposición u otras donde se trabaje con material inflamable.

3. No ingerir alimentos ni bebidas en las salas, pasillos y lugares de acceso al Museo.

4. No portar objetos innecesarios y molestos durante el recorrido por el Museo (paraguas, bolsos, maletas etc.).

5. No introducir animales a las áreas del Museo.

 

6. No permitir el acceso al Museo de personas cuyos modales o conducta puedan significar molestia para el resto del público o riesgos para las colecciones.

7. No realizar visitas a los Museos portando aparatos musicales.

 

8. Solicitar los permisos correspondientes para la realización de tomas fotográficos, videos o filmaciones.

9. No tomar fotografía con flash.

Los efectos ocasionados por la luz que emite el flash producen deterioro a los objetos expuestos a ello. Por tal razón la prohibición fotografiar con auxilio de flash es una norma mundial de conservación de museos.

 

 

Hoja de trabajo. manos a la obra

A partir de la colección que armaron, se definirán los conceptos de conservación y restauración de las piezas y su registro o documentación, (presentación)

Es importante saber en qué condiciones físicas se encuentran las piezas que integran la colección.

Revisen si los objetos están lastimados o deteriorados y busquen los materiales necesarios para hacer la RESTAURACIÓN.

Pónganse los guantes (esos de plástico que usan las enfermeras), limpien los objetos y si es necesario restaurenlos .

Observen con una lupa los objetos de la colección que se van a exponer.

Revisen la FICHA DE REGISTRO y complementen los datos que faltenuna ficha por cada objeto.

Hagan las recomendaciones de cuidado que requieren los objetos.

Registren con fotos y video el proceso.

 

 Ficha de registro

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s