Construyamos espacios reflexivos y practicos en el museo

Cuando se dice que “el alumno aprende acompañado y efectuar la reflexión sobre la acción: la función del profesor es indicar aquellas zonas indeterminadas de la practica, esa zona que solo puede percibir el practicante. Podemos afirmar que el profesor ayuda a aprender los cánones, pero de igual forma insta a la búsqueda de soluciones o replanteamientos, allí donde las categorías formales o la racionalidad técnica fracasan… Atender la cultura y el aprendizaje experiencial implica incorporar formas interactivas de recepción en las comunidades escolares que tomen en cuenta las características, los contextos y los procesos de los estudiantes”.  (Torres Hernández, Rosa Ma. La construcción de espacios  reflexivos y prácticos en la formación de los profesionales en las artes. pagina, 102,103) 

Trayendo este texto al contexto del museo, vemos como también es importante considerar que los visitantes del museo pueden aprender acompañado en ese proceso de reflexión activa, en donde el museo, sus programas de visitas, recursos didácticos y montajes museográficos les ayuda  a vincularse a los aspectos formales del tema,  dotándolos de herramientas que les permitan penetrar en las disciplinas que las sustentan, historia, arte, arqueología, ciencia, etc, pero haciendo énfasis en aspectos experienciales, sobre lo que implica ésta en la búsqueda de información y la presentación de resultados a partir de sus montajes. Indudablemente como visitantes también necesitamos buscar nuevas soluciones o replantearnos determinados aspectos que vemos planteados en la muestra. No podemos llegar a un museo en el que pensamos ya se ha dicho todo, sino aquel, como es su vocación, dinámico, subjetivo, creativo, critico y reflexivo. Experimentar como visitantes a diferentes formas de interacción entre visitantes, entre profesionales y públicos diversos, entre disciplinas, entre diversos museos, entre diversas culturas, entre diversas posturas para aprender.

Que los profesionales del museo consideren las características de los visitantes, mas allá del género o la edad, podemos incluir formas de aprender, nivel cognoscitivo, la cultura de origen, el contexto en el que viven y sus antecedentes familiares generales, así como los procesos que cada uno tiene; esto no quiere decir volvernos expertos en estos temas, pero si sensibles a los otros y reconociendo que existen estas diferencias y que todas tienen cabida en este espacio plural que es en el museo, lo cierto es que también nos une la humanidad, las necesidades comunes que como grupos humanos nos llevan a buscar satisfactores, diseñar ciudades, salud, entretenimiento, ciencia, arte y descubrirlos en los museos que a lo largo del tiempo nos muestran estas búsquedas de nuevas soluciones o re planteamientos de nuevas rutas de conocimiento y expresión en la que todos, museo, comunidad y visitantes estamos involucrados.

Patricia Torres #NodoCultura #reflexionaMuseos @patytorresau

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s